Actualizacion


 

Principio #1: La buena mayordomíadescarga

Una empresa es como un árbol que se planta; requiere de tiempo y cuidados antes de poder dar frutos. Si comenzamos a podar el árbol cuando aún está pequeño y en crecimiento, lo convertiremos en un “bonsái” (árbol enano), o peor aún, se secará y morirá. En otras palabras, si el dueño de una empresa “extrae” recursos más allá de la capacidad de ésta, pasará una de dos cosas: se quedará enana o morirá.

Para que esto no ocurra, el dueño debe verse a sí mismo solamente como el administrador o “mayordomo” de la empresa, o sea, alguien a quien se le encargó su cuidado y que deberá entregar cuentas al verdadero dueño. En mi experiencia, he visto negocios pequeños crecer rápidamente cuando los dueños verdaderamente aplican este principio. ¿Cómo lograr que esta “relación” sea justa? Asignándosele al “mayordomo” un salario (y limitarse estrictamente a éste) que se considere justo por su trabajo, pero que también la empresa esté en posición de pagar. Por ejemplo, si el sueldo delimitado son $10,000.00 no deberá disponer ni siquiera de un peso más. No se precipite y compre cosas muy lujosas (especialmente automóviles de uso personal), sólo por que “hay que impresionar a los clientes con una buena imagen”, y tampoco se “cure en salud” pensando que al fin y al cabo son deducibles de impuestos, pues salen “a nombre” de la empresa.

Sea paciente y ya habrá tiempo de hacer esos gastos cuando el negocio lo permita, ya que si los hace antes de tiempo, estará “podando” su empresa.

Principio #2: Debe existir equilibrio entre las entradas y las salidas de dinero en una empresa

n términos generales, existen solo dos formas importantes de que entre dinero a la empresa: por una aportación de capital (que puede ser de un inversionista, del apoyo de alguna institución o de un préstamo), o por ingresos derivados de las ventas. Dicho sea de paso, estos últimos son los únicos que verdaderamente la hacen rentable y saludable, pues si no hay ingresos por ventas, cualquier aportación de capital será “echar dinero bueno al malo”.

Por otra parte, las salidas de dinero se catalogan en costos (compra de materias primas o de los productos que la empresa revende, etc.), gastos de operación (salarios, renta, etc.), inversiones (en maquinaria, en mobiliario, o en publicidad), y por último, utilidades (lo que haya quedado después de todas las demás salidas). Es primordial respetar esta jerarquía en cuanto a las salidas de dinero, si “tomamos” utilidades y quedamos a deber costos o gastos de operación, solo nos estamos haciendo tontos, pues en realidad no hay tales “utilidades”. Podemos resumirlo de la siguiente manera: no puede salir nada que no haya entrado primero.

Los problemas comienzan cuando ponemos más atención a las salidas que a las entradas. Es importante cuidar que no se gaste excesivamente, pero es más importante incrementar los ingresos por ventas.

Principio #3: La ley de la siembra y la cosecha

¿Ha oído usted hablar de la ley de la siembra y la cosecha? Lo que sembremos es lo que habremos de cosechar. Siembre escasamente y cosechará escasamente, siembre con abundancia y cosechará con abundancia. Éste principio guarda mucha relación con los dos anteriores. Como dueño o administrador usted es ejemplo para sus empleados, proveedores y clientes. Por eso, en la medida de las posibilidades de la empresa, siembre en salarios decorosos; siembre al contratar un empleado más, si la actividad así lo demanda, en vez de “negrear” más al que ya tiene; siembre en uno o dos cursos de capacitación al año; siembre en materias primas de buena calidad y en proveedores confiables (aunque no sean los más baratos), siembre en darle un pequeño extra al cliente, siembre en contratar al menos un poco de publicidad. Siembre en asesorarse por profesionales para tomar decisiones de negocio importantes o mejorar su negocio. No trato de decir que debe reinvertir TODAS las utilidades obtenidas (aunque al inicio siempre es aconsejable), pero ponga en práctica esto de sembrar en vez de querer todas las ganancias para usted manteniendo “anémica” a su empresa, y verá los resultados.

Principio #4: No adquiera nada que no sepa exactamente cómo lo va a vender o utilizar

Tristemente me he encontrado con muchas empresas (principalmente aquellas con poco tiempo de haber iniciado), que se echan a cuestas grandes gastos de operación e invierten fuertemente en mobiliario y equipo, pero que no saben todavía cómo o a través de quién van a vender sus productos. Hay quienes primero rentan una oficina “bien ubicada”, se compran un bonito escritorio y una computadora (o red de computadoras) muy potente para llevar la “administración” del negocio, contratan Internet de banda ancha y dos líneas telefónicas (porque estaban de oferta), y tienen un bonito modelo financiero del negocio proyectado a 5 años, pero aún no han tenido ingresos por ventas que signifiquen más de unos cuantos pesos. Entonces, ¿con qué piensan mantener todo eso? Recordemos que los ingresos por ventas son la única forma de que una empresa esté sana.

En un caso extremo es preferible empezar (y no sería usted el primero en hacerlo) trabajando desde casa con un teléfono celular, consultando la cuenta de correo gratis en un café Internet y con una buena (y aterrizada) idea de negocios, pero enfocándose primero en conseguir clientes y cerrar ventas, que enfocarse en comprometer el capital de la empresa antes de conseguir el primer pedido. A menos que sea un negocio abierto al público, unas instalaciones bonitas ayudan, pero por sí mismas no consiguen clientes. Aunque si los ingresos por ventas así se lo permiten, entonces adelante, siembre en su empresa.

Por favor, evite las “gangas” y ofertas si realmente el negocio no las necesita en este momento. No adquiera cosas innecesarias “sólo” porque son deducibles de impuestos y porque “tenemos IVA a favor”, eso puede que ayude fiscalmente en el corto plazo, pero a la larga es una práctica muy perjudicial.

Una cosa más, evite también el socorrido “hágalo usted mismo” con tal de ahorrar. Recuerde que el objetivo de una empresa es ganar dinero vendiendo sus productos o servicios, no ahorrar en costos y gastos. En teoría, las ventas pueden crecer sin límite, pero también en teoría los gastos no pueden llegar sino hasta cero. Por eso, en vez de perder (usted o su personal) excesivo tiempo tratando de aprender a hacer algo que no sabe hacer y que NO tiene porqué saber hacer, mejor páguele un precio razonable a un experto (quien seguramente lo hará mejor y mucho más rápido), y dedique ese tiempo a atender los asuntos de su negocio.

Principio #5: O bien vendido o bien podrido

Este es un dicho popular entre los comerciantes de frutas y vegetales, y significa que nunca debe “malbaratar” los productos o servicios de su empresa, sólo por vender “aunque sea algo”. Si usted no cree en el valor de lo que ofrece, sus clientes tampoco lo harán. Recuerde que de su margen de ganancia es de donde sale para pagar los gastos de operación, para las inversiones en el negocio, y en última instancia, para las utilidades.

Principio #6: Nunca fiar

Una cosa es dar crédito, y otra muy diferente es fiar. Si tenemos la intención de dar crédito a nuestros clientes, antes debemos ver qué tantas posibilidades hay de que no nos paguen (y si la empresa está en posición de asumir ese riesgo), y además debemos contar con alguien que se encargue de la cobranza, dándole “armas” para hacer su trabajo, como pagarés firmados, acuses de recibo, contratos, etcétera (porque es seguro que van a hacer falta). Si no hacemos todo esto, simplemente estamos fiando, y fiar es lo más parecido a regalar nuestro producto o servicio (que por cierto, a nosotros no nos regalaron), y a la que tendremos que dedicar tiempo y dinero para cobrar (y que tal vez alguien más pudo habérnosla comprado de contado); eso nos distraerá de estar vendiendo o atendiendo el negocio. Es un grave error acabar fiando con tal de “vender”. ¡No lo haga! Usted no ha vendido en realidad su producto o servicio si no ha podido cobrar por él.

Principio #7: Tenga siempre una reserva de efectivo

Este es probablemente el principio que requiere de menos explicación: simplemente, los imprevistos ocurren. Aunque esto varía dependiendo del giro y tamaño de la empresa, en general recomiendo que se procure tener COMO MÍNIMO el equivalente a 3 meses de gastos de operación como reserva de efectivo. Y por favor, no los guarde “debajo del colchón”, pregunte a su banco por algún instrumento de inversión acorde a sus necesidades.

Uno de los beneficios más importantes de aplicar estos siete principios es que están enfocados a proteger el capital de trabajo del negocio, el cual es como “el aceite” que permite al motor de su empresa funcionar bien y generar ingresos por ventas.

Como vemos, no es tan complicado tomar buenas decisiones sobre el manejo del dinero, siempre y cuando se basen en buenas prácticas de negocios. Ahora, le invito a que, con una visión de negocios a largo plazo, medite sobre los 7 principios, y los tenga en cuenta la próxima vez que deba tomar decisiones de dinero en su empresa.

Anuncios

Test de Personalidad


http://www.psicoactiva.com/tests/test9.htm


Las tiendas están dondequiera. Todas las calles tienen tiendas por todas partes. Y hay muchos trabajos en las tiendas. Y todas las tiendas tienen donde pagar y mucha gente dicen: “Necesito hablar Inglés para trabajar en la tienda“. Esta pagina esta llena de frases en Inglés para los que trabajan como cajero en una tienda. Es muy importante saber Inglés cuando trabajas como cajero en una tienda donde hablan Inglés. Están trabajando con dinero y no se puede equivocar se por no entender algo. Las frases en esta pagina te van a ayudar mucho para ser cajero en una tienda. Vas a tener una lista de frases listos para la mayor parte de situaciones para un cajero en una tienda. Una cosa que no vas a encontrar en esta pagina son los números – si quieres practicar los números en Inglés puedes ver esta pagina que te va a dar una Introducción a los números de Inglés.

Una cosa cierta es que trabajar en una tienda donde hablan Inglés es muy buen lugar para aprender hablar el Inglés perfecto. Si uno trabaja en tienda y quiere aprender Inglés se puede aprovechar cada día como estar en escuela y diario aprender algo nuevo del idioma Inglés. Si estudias las frases aquí vas a aprender como decir en Inglés ¡Hola! a la persona cuando vienen a la caja a pagar. También vas a saber como decir cuanto deben que pagar. Otras cosas que vas a saber decir son frases que te van a ayudar como hablar de la forma en que van a pagar si sea con dinero en efectivo o con una tarjeta de crédito o tarjeta de débito. Además hay frases para decir la cliente donde tiene que llevar la mercancía que quieren regresar a la tienda. Hay frases para preguntar si quieren una bolsa de plástico para su compra. Muchas tiendas obligan que los cajeros ofrecen planes de servicio o garantías largas para las cosas vendidas – aquí tienes ejemplo de una frase para ofrecer estos planes en Inglés.

Otras frases incluyen hablando de precios, y precios de venta, ofrecen si quieren hablar con el encargado de la tiendo, y mas importante, donde les las gracias por hacer la compra.

No te olvidas la cosa mejor de este sitio – todas las frases aquí vienen con sonido gratis – sonido grabado por uno que habla el Inglés de lengua materno – sonido que cuando lo oyes vas a saber exactamente como pronunciar estas frases en Inglés! Aquí esta el link para oprimir y oír estas frases:

  • Good Morning! — Good Afternoon!
    ¡Buenos Días! — ¡Buenas Tardes!
  • How are you today?
    ¿Como estas ahora?Estas son frases para cuando ves la persona con sus compras – otra cosa que se puede decir es si hallaron todo que buscaban: Did you find what you needed?
  • Your total is $54.26.
    La cuenta es $54.26.
  • Will you be paying with cash or credit?
    ¿Usted va a pagar con efectivo o crédito?Se dice will you be paying – también se dice are you paying – a veces se dice is this cash or credit. En otras palabras hay muchas formas de esta pregunta y a lo mejor vas a hallar la forma que te gusta y la forma que quieres usar.
  • Would you like a bag for this?
    ¿Quiere una bolas para esto?Es importante recordar que con Inglés no hay una forma de hablar formal. En Inglés se dice you para todos y no hay una palabra como Usted. Aunque este frases tiene que usar la forma de Usted (para la mayor parte de los adultos que vienen a la tienda) en Inglés la forma de tu o Usted es siempre lo mismo con la palabra you.
  • Please take return-merchandise to the service desk.
    Por favor, lleva la mercancía de regreso a la mesa de servicio.
  • Would you like to buy an extended service plan for this?
    ¿Quiere comprar un plan de servicio mas largo con esto?Algunas tiendas venden planes de servicio con las cosas. Y en algunos lugares los encargados de la tienda quieren que los cajeros ofrecen planes y servicios extras a la gente.
  • Thank you for shopping at our store.
    Gracias por hacer compras en nuestra tienda.Por supuesto se puede sustituir el nombre de la tienda en esta frase. Y a veces solo quiere uno usar las primeras dos palabras – Thank you.

  • Yes, this item is on sale.
    Si, esta casa esta en venta.Esta frase es para contestar la pregunta: ‘¿está este cosa en venta en este momento?’ – esta frase para contestar que si y la siguiente frase es para contestar que no.
  • No, this item is not on sale.
    No, esta cosa no esta en venta.
  • Yes, this is the sale price.
    Si, esto es el precio de venta.Esta frase es para poder hablar de los precios de venta – casi todo las tiendas siempre tienen ventas y asunto de precios de venta – y esta frase es para contestar la pregunta ‘¿Es este precio el precio de venta?’
  • No, this is not the sale price.
    No, esto no es el precio de venta.
  • Would you like to talk with a manager?
    ¿Quiere hablar con el gerente?Esta parte de ‘would you like’ tiene mil usos en tus platicas de diario en Inglés. Es una forma de hablar con cortes y amable para preguntar la gente si les gustaría una cosa.

Recuerde cuándo fue la última vez que usted recibió un servicio de excelencia… Ahora, recuerde alguna ocasión en que recibió un pésimo servicio, seguramente venga a su memoria esa experiencia con más facilidad. Las experiencias negativas provocan una imagen mental mucho más poderosa que las positivas. La primera impresión de su servicio jamás se olvida, sea buena o mala.

No nos engañemos, su empresa necesita más a los clientes que ellos a su empresa. Siempre habrá en el mercado más opciones que su negocio. ¿Le gustaría aumentar su número de clientes?, ¿retener y aumentar el número de compras de sus clientes actuales? Siga leyendo.

Algunos hechos:

  • De acuerdo con el libro de Janelle Brown y Diana Maul, El valor emocional: crear nexos fuertes con sus clientes: Sólo el 14% de los clientes que cambian de proveedor lo hacen debido a que estuvieron insatisfechos con la calidad del producto (la mayoría de ellos hace el cambio debido a que están insatisfechos con el servicio recibido).
  • Cerca del 75% del total de todas las compras de los clientes son realizadas por consumidores que vuelven a comprar.
  • El costo de ganar a un nuevo cliente es cinco veces más que retener a un cliente existente.

¿Quiere mejorar la imagen de su servicio?

  • Para poder ofrecer un gran servicio usted debe primero contar con una misión y visión inspiradora. Nadie se sumará a su objetivo de brindar un servicio inigualable si no hay un objetivo compartido. El buen servicio complace tanto a quien lo recibe como a quien lo ofrece. Empleados felices = clientes felices.
  • Sin un entrenamiento árduo, consistente y disciplinado usted no logrará mejorar su servicio. Sin práctica, evaluación, medición y mejora continua no hay resultados.
  • Desarrolle como las grades empresas un Protocolo de servicio, es decir, defina paso a paso en su negocio cómo desea comunicar a sus clientes su excelente servicio. Ejemplo: Siempre al tomar una orden de compra, repetir al cliente los artículos solicitados, así el cliente percibe que se le ha escuchado y se desea corroborar su solicitud antes de pagar.
  • Pase tanto tiempo con su cliente como sea posible, así averiguará en persona qué es lo que hacen , cómo usa su producto, qué es lo que espera y qué es lo que teme. La mayoría de los vendedores interactúan con los clientes con la intención de invertir poco tiempo con ellos. Salga de la típica frase “¿En qué puedo servirle?
  • ¡Sonría!, ¡Sonría!, ¡Sonría! Cualquier vendedor será más receptivo ante un vendedor entusiasta y deseoso de ayudar que por uno serio. Su objetivo, lograr que sus vendedores sonrían sinceramente. Una sonrisa falsa siempre se descubre, está comprobado.
  • Cuide mucho la apariencia e imagen de sus vendedores. Vender artículos ferreteros o de construcción no justifica la falta de aseo de cualquier vendedor. El primer paso en cualquier venta es generar confianza en el cliente, una buena imagen ayuda mucho a lograrla. Tome en cuenta siempre: el corte de cabello, usar un uniforme (ayuda a identificar y recordar visualmente a su marca. Evite los siguientes colores en la ropa: naranja, verde militar, dorado, café; no son colores que favorezcan a la raza latina, lo opacan), no uñas largas en mujeres ni en hombres. Zapatos aseados, ropa limpia.
  • Evite que sus vendedores tengan malos hábitos como atender al cliente mascando chicle, tener mal aliento, no usar desodorante, etc.

Cuando usted ha diseñado cómo desea diferenciar su servicio el poderoso mundo de la imagen comienza a trabajar a favor de la empresa. Sus clientes preferirán a su empresa gracias a la buena imagen de su servicio, lo cual se traduce en mayor confianza y credibilidad hacia su marca


Anécdota Real:

Viernes muy tarde por la noche o para ser más exactos, sábado en horas de madrugada. Un amigo y sus ganas de ligarse a una chica con la que había estado coqueteando toda la noche en un pequeño bar al norte de la Cuidad de México lo llevaron a darle su tarjeta de presentación al despedirse. Por ser dentista, al dar su tarjeta mencionó “si me llamas, te doy 40% en cualquier tratamiento que quieras hacerte”. Esa misma frase que además escribió en la parte posterior de la tarjeta con pluma negra. ¿La tarjeta de presentación puede usarse como una herramienta para ligar?

Las tarjetas de presentación son una proyección de nosotros mismos, la forma de mostrarnos ante los demás, el referente por el que nos pueden volver o no a buscar.

 

Por esta razón, estamos obligados a darles el uso que les corresponde, el cual es única y exclusivamente profesional. Dentro de las tarjetas existen las personales, que se usan para agregarlas al enviar regalos o al hacer una invitación o las profesionales las cuales se utilizan para un trato laboral y nada más.

No debemos utilizar una tarjeta de presentación para ligar y mucho menos tener el atrevimiento de rayarlas con mensajes de los que podamos arrepentirnos al día siguiente…así como le pasó a mi amigo cuando esta chica lo llamó reclamando su descuento.

Las tarjetas juegan un papel muy importante en el ámbito profesional, son la cara que daremos a los demás incluso después de haber tenido una reunión. Supongamos que la tarjeta de alguien que se dedica a organizar banquetes llega a manos del Departamento de Relaciones Públicas de una importante empresa justo meses antes del evento de aniversario de la misma. La tarjeta será la encargada de representarnos en ese momento e incluso de ponernos un imaginario completo ante una persona que no nos conoce. La tarjeta puede ser un factor decisivo para que nos consideren en un trabajo.

Por lo tanto, aquí viene el aprendizaje, algunas recomendaciones para el buen uso de las tarjetas de presentación son:

  • Deben ser siempre de la mejor calidad y estar impecables.
  • Los colores que maneje deben de coincidir con la imagen de la empresa en la que se trabaja.
  • Deben de tener los datos de contacto de quien la entrega.
  • Se deben de entregar en ámbitos profesionales únicamente.
  • Deben de contener el nombre, puesto, teléfono y correo electrónico.
  • Se recomienda llevarlas siempre en un tarjetero para evitar que se maltraten.
  • Nunca se deben rayar. Si la información es vieja es mejor no entregarla que rayarla.
  • Siempre considere portar varias tarjetas pues deben entregarse a todos los que estén presentes en una reunión. Además nunca se sabe en que momento habrá que entregar una.
  • Se entrega al principio de las reuniones.
  • Se entrega con la mano izquierda.

Así que efectivamente, la tarjeta de presentación contiene todos nuestros datos pero tiene otros usos muy alejados de ser una nueva herramienta para ligar.

 Por: Yadira Marquez


 

Construir una buena imagen no cuesta dinero sino constancia en la coherencia de la promesa hecha al cliente

Hoteles, Bancos, Aseguradoras, Restaurantes y Servicios de Comunicación y Tecnología son principalmente los giros comerciales que más padecen la fama de ofrecer un servicio no satisfactorio.

Para muestra basta un botón. Recientemente tuve la oportunidad de vivir el servicio de un hotel que, por razones éticas omitiré su nombre. Su sitio de internet tenía la última tecnología en cuanto a diseño gráfico, la calidad de las fotos reflejaban la comodidad de las habitaciones, el personal también parecía muy amable y con un trato cálido; contaba con una excelente ubicación y un precio accesible comparado con todo lo que ofrecía. Pero, toda la imagen lograda a través de los recursos visuales se cayó en pocos segundos al conocer su mal servicio.

¿Cómo se construye la buena imagen del servicio?

La respuesta es sencilla pero difícil de lograr. ¿Por qué? Implica un alto compromiso y disciplina de todos los miembros de la organización, talón de aquiles de muchas empresas.

1) No olvide que la imagen de un servicio es mucho más delicada que la imagen de un producto, pues sus características y bondades son intangibles.

2) No se debe dejar al sentido común de los empleados la manera en cómo se desea comunicar la imagen del servicio. Defina el significado de “buen servicio” de acuerdo a su giro, tipo de clientes y sus necesidades, desde las más obvias hasta las menos pensadas; por ejemplo, desde contestar el teléfono hasta la mejor manera de resolver una queja del cliente.

3) Capacite a su personal en atención al cliente y cortesía. Realice un protocolo de servicio y haga que todo el personal lo conozca, viva y practique.

4) La apariencia e imagen de su personal es la imagen de su marca. Un personal que comunica calidad y estilo en su vestir aumenta la calidad del servicio mismo. Capacite a su personal en imagen personal o ejecutiva, según el público que atienda. No lo olvide: “La imagen de su personal es su marca, su apariencia su logotipo”.

5) Nunca deje de cumplir una promesa hecha al cliente, si lo hace, él se encargará de hacerle publicidad de boca en boca a su mal servicio.

6) Si pensaba que las instalaciones sólo se encargan de que el lugar se “vea bonito” le invito a que no lo subestime nunca más. El espacio, los colores, la música, los olores, la iluminación y la ventilación determinan también la respuesta del consumidor respecto de su servicio. El consejo: deben de ir acorde con la imagen que se desea proyectar; cualquier incoherencia debilita el poder de la imagen deseada.

7) No caiga en el síndrome de “nuestro servicio es de primera calidad” cuando los puntos anteriores los ha descuidado.

8) Conozca la calidad e imagen que perciben sus clientes acerca de su servicio.

 Autor: David Navarro Martinez


cuidado de la imagen ejecutiva
Si de negocios se trata tu imagen ejecutiva juega un papel trascendental para lograr tus objetivos. Si tu carrera profesional es muy importante para ti la manera en que vistes deberá ser también una de tus prioridades.
Conocer las reglas del vestir en el mundo profesional trae grandes beneficios. Qué está permitido y qué no, qué te favorece y cómo conformar tu propio estilo y además ser congruente con la imagen de la empresa donde trabajas.

 

manera de autoanálisis, te invito a que respondas las siguientes preguntas:

a) ¿Tu imagen ejecutiva actual te hace lucir como todo un profesional?
b) ¿Tu manera de vestir está en armonía con tu jerarquía?
c) ¿Tu imagen te ayuda o te frena en tu desarrollo profesional?

Si tu manera de vestir no corresponde a tu jerarquía profesional corres el riesgo de pasar inadvertido para una promoción o un ascenso. Tu imagen debe ser congruente con tu actividad o cargo que desempeñas y lo que se espera de ti.

¿Eres ejecutivo de cuenta y tienes un constante trato con los clientes?, entonces se espera de ti que reflejes la mejor imagen, pues eres la carta de presentación para todas aquellas personas que pueden convertirse en nuevos clientes, y más compromiso aún, conservar a los actuales. ¿Eres director o gerente y tienes a tu cargo a un grupo de personas que para dar resultados deben primero confiar y creer en ti? Se espera que proyectes una imagen de autoridad, liderazgo y confianza. En cualquiera de estos casos tu imagen es determinante para alcanzar tus metas.

Para ser el mejor hay que parecer también ser el mejor. Saber lo que comunica la ropa que usas te ayudará enormemente a inspirar la confianza y credibilidad de quienes te rodean en tu entorno laboral, sean clientes o compañeros, o más aún, tu jefe.

Las personas con las que interactúas diariamente perciben inconscientemente tu apariencia y manera de vestir, enseguida son estimuladas por la forma en la que hablas, tus habilidades de expresión, lo que a su vez les ayuda a emitir una opinión sobre ti, si eres competente o no, si te creen lo que dices, si te otorgan su confianza o no. La primera impresión es determinante para tomar una decisión a tu favor, y lo será todavía más, si esa buena impresión se mantiene constante a lo largo del tiempo cuando en cada encuentro que tengas, tu imagen sea tan profesional como la primera vez que te conocieron.

Conoce algunos secretos de una imagen ejecutiva exitosa:

1) Usa máximo 3 colores a la vez. Los colores más recomendados para proyectar autoridad y liderazgo son el azul marino y el gris oscuro. Los colores claros proyectan ser más accesible.

2) Si eres mujer, usa máximo 3 accesorios. Si eres hombre evita usar cadenas, esclavas, anillos de graduación, pulseras de tela de tu equipo favorito de futbol.

3) Cuida mucho tu higiene en cabello, manos y aliento. Nunca olvides el uso de perfume o loción.

4) Nunca uses una prenda arrugada.

5) Usa siempre unos zapatos boleados. Si eres mujer evita usar zapatillas de tacón delgado y mayor a los 5cm.

6) En el caso de los hombres, combina siempre el color de los calcetines con el color del pantalón.

7) En el caso de las mujeres, combina el color de las medias con el color de la falda. Cuida que la falda llegue máximo dos dedos debajo de la rodilla.

8) Cuida que la corbata llegue a la altura de la hebilla del cinturón. Evita los diseños caricaturescos.

9) Usa un maquillaje discreto sin abusar del color y cuida que sea armónico con tu atuendo.

10) Evita el uso de la mezclilla, pues es una tela para eventos informales.

Todo es perfectible y tu imagen ejecutiva también lo es. Comienza hoy a cuidar tu imagen y empieza a vestir para triunfar.

Por:  David Navarro Martínez

Nube de etiquetas